Get Adobe Flash player

   

 

La pedagogía de nuestro colegio es la PEDAGOGÍA DEL EVANGELIO. El alumno es un ser en crecimiento, que necesita ser ayudado, acompañado, guiado, la familia en primer término, y la comunidad educativa, elegida por los padres, en segundo, tienen esta misión. 


El PERFIL DEL ALUMNO del colegio San Antonio de Padua II es: Una persona creyente, autónoma, abierta a los demás, abierta al mundo, académicamente eficiente y protectora de su medio ambiente.

Crecemos como personas mediante una enseñanza personalizada,

afrontando retos y dominando la tecnología.

Como Colegio Diocesano que somos, trabajamos conjuntamente con el Plan de Pastoral de la diócesis. ¡Ya el séptimo curso que contamos con un lema pastoral para los Colegios Diocesanos!: En años anteriores: “Habla Jesús, yo te escucho”, “Jesús está en mi vida”, “¡He conocido a Jesús! ¡Te lo voy a contar!”, “¡Anunciamos el Evangelio con Alegría!, “¡Convertíos y creed en el Evangelio!” y el curso pasado “Sabed que yo estoy con vosotros”. Este año: Hagamos lo que ÉL nos dice.

 

Son muy importantes las acciones que a lo largo del curso realizamos en el ámbito pastoral: celebración de inicio y final de curso, oraciones de la mañana, vivencia de los tiempos litúrgicos, celebraciones de la Palabra, Competencia Espiritual... Con estas acciones explícitas y en lo cotidiano de cada día, el colegio es lugar de evangelización, se hace posible el «encuentro con Jesucristo», nos reconocemos como hijos de Dios y vivimos la alegría de anunciar el Evangelio.

 

Para descargarte o leer el tríptico elaborado por la Fundación San Vicente Mártir (FSVM) sobre el carácter propio de los Colegios Diocesanos,

PINCHA AQUÍ

 

Para descargarte o leer el Reglamento de Régimen Interno (RRI),

 

PINCHA AQUÍ

 

  

 

Gracias Jesús por haberme hecho así,

con un montón de cualidades y capacidades.

Son mi tesoro.

Sé que debo cuidarlas y cultivarlas cada día

para desarrollarlas al máximo.

Porque así seré feliz

y haré felices a los que me rodean.

Cuento con tu ayuda, Jesús,

y con la ayuda de mis padres, profesores y compañeros,

para que a lo largo de este curso pueda conseguir mi meta:

“Conocerme mejor y poner todo lo bueno que has sembrado en mí

al servicio de los demás.”